Socia Honoraria

CAAT Generación I

Comunidad ICAT

 

ICAT llegó en un momento de mi vida en el que necesitaba crear un puente entre lo aprendido en 22 años de carrera y aquello que quería continuar aprendiendo. Fue justo lo que necesitaba: me dio una visión fresca 
y renovada sobre el autoconocimiento, sumada a una técnica excelente, pero sencilla, para aprender a solucionar problemas en la vida emocional y en lo cotidiano. Finalmente, y de manera personal, me regaló un maravilloso grupo de personas, la mayoría de los cuales puedo llamar amigos.