¿Agonizas ante tomar una decisión? ¿Cómo saber cuál es la decisión correcta?

Si te estás debatiendo ante la toma de una o varias decisiones importantes en tu vida aquí te presento un breve análisis para que puedas evaluar aquellas, no tomadas, que están quitándote el sueño.

1.- Revisa tu objetivo.

Alinea tus decisiones con un objetivo claro y específico, esto te hará ver el panorama global y no perderte en la confusión del momento. Por ejemplo:
Quiero cambiar de empleo ¿Debo hacerlo?
Yo preguntaría primero: ¿Cuál es el objetivo, es personal, es profesional? ¿Está perfectamente claro y específico?

– ¿Qué posibilidades hay de que se logre ese objetivo en este empleo?
– ¿Qué obstáculos existen para que se alcance?
– ¿Cómo son tus relaciones con tus compañeros y con tu jefe?

2.- Infórmate, investiga y aprende acerca del tema que te inquieta.

¿Con qué tema en específico se relaciona tu decisión? ¿Qué tanto sabes acerca del tema? ¿Tienes claro el tema en cuestión? o ¿le estás dando la vuelta al verdadero tema?
Siguiendo con el mismo ejemplo, ¿Quieres cambiar de empleo? o ¿Quisieras mejorar la relación con tu jefe y/o compañeros?.

¿Cuánto sabes del estilo de liderazgo de tu jefe? ¿De su personalidad, de su temperamento?
Y ¿Cuánto sabes de tu propio estilo? ¿De tu propio temperamento? ¿Está siendo esto un obstáculo?, ¿Tú o él estarán tomando algo demasiado personal?, ¿Qué tanto sabes acerca de la resolución de conflictos y de comunicación efectiva?, ¿Cómo es tu estilo de comunicación y cómo es la de tu jefe?, ¿En qué se están desfasando?, ¿Has platicado con alguien que pase o haya pasado por una situación similar a la tuya?

3.- ¿Cuentas con una adecuada red de apoyo?

Dicen por ahí, acertadamente, “que decidir es renunciar”. Tomar una decisión implica frecuentemente perder algo. Decidir moverme del punto A al punto B o al C implica perder la posición actual. ¿Cuentas con una red de apoyo que te sostenga ante esta pérdida o cambio?, ¿Esta red de apoyo es suficientemente fuerte y realista? ¿qué debo hacer para fortalecer mi red de apoyo actual?

4.- ¿Ya estás lista o listo para tomar esa decisión?

Has revisado los puntos anteriores y ya tienes claro qué decisión tomar, sin embargo, percibes que aún no es el momento adecuado. ¿Qué te falta para entrar en acción?, ¿Es algo meramente emocional?, ¿Qué trabajo previo necesitas realizar contigo? Ya deberías estar lista o listo, pero, sinceramente NO lo estás, esto quizá nos pase a todos en algún punto importante de nuestras vidas, y quizá sea éste el principal obstáculo para entrar en acción.
Cuántas veces sabemos exactamente lo que debemos decidir, pero simplemente no estamos listas o listos para hacerlo, podríamos decir: ¡ya lo decidí!…, pero hay algo que nos impide implementar dicha decisión. Es muy diferente “tomar una decisión” que “implementarla”. En este punto nos sentimos en el abismo de la incertidumbre, lo cual nos puede hacer sentir estancados, inmóviles, a veces atrapados; nos invaden las dudas, los temores y el futuro se ve muy incierto.

¿Cómo salir de ahí?

Con ayuda. No subestimes la ayuda que alguien externo puede darte. La visión de alguien externo puede ser muy revelador.
Considera la Consejería. Este modelo te acompaña, sin centrarse en las cuestiones psicológicas, a una exploración de tu realidad, de tu objetivo y tus propias estrategias, identificando aquellos ajustes necesarios para decidir e incluso, ayudarte en el proceso de implementar tus decisiones.