Socio Activo

Comunidad ICAT

CAAT Generación I

En ICAT obtuve herramientas precisas para entender y conocer al otro a través de mí mismo, para tener la capacidad de acompañar en el proceso de crecimiento personal, social o de pareja a quien necesite y solicite ayuda.

En la Certificación CAAT pude saber tanto las
bondades como los límites de la consejería.
Uno de los principales retos es aprender a
ser empático, asertivo y tener una escucha
activa y respuesta precisa para permitirle al
cliente decidir lo que mejor le conviene desde
su propio abanico de opciones, sin influir en sus decisiones.