Promover el trabajo en equipo es crear una cultura que valora la colaboración. En un ambiente laboral, que promueve el trabajo en equipo, las personas que lo conforman están convencidas que pensar, planear, decidir y actuar siempre será mejor cuando se hace cooperativamente; reconocen y se apropian de la frase: “Ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros”.

Es muy difícil encontrar centros laborales que ejemplifiquen el trabajo en equipo. En general, nuestras instituciones tales como escuelas, familias y antepasados enfatizan el ganar, ser el mejor y estar por encima de todos los demás.
Aún cuando las organizaciones, están trabajando en valorar la diversidad en personas, ideas y experiencias, estamos muy lejos de valorar el trabajo en equipo y, más aún, de establecer el trabajo en equipo como norma.
¿Al pensar en capacitación de trabajo en equipo, inmediatamente imaginas a tu equipo de trabajo en un centro de convenciones practicando juegos de tirar cuerdas todos juntos? Tradicionalmente algunas instituciones promueven el trabajo en equipo de esta manera, y además se preguntan ¿por qué este maravilloso sentido de trabajo experimentado en la capacitación o seminario no logra ningún impacto en las convicciones y acciones cuando regresan nuevamente al trabajo?

No estoy en contra de las capacitaciones, seminarios, retiros, sesiones de planeación y en general de todas aquellas actividades que fomentan la construcción de una cultura de trabajo en equipo, y, que de hecho, yo mismo las promuevo.

En mi opinión, el trabajo en equipo no se puede construir en un retiro o en actividades de grupo realizadas en un par de días, el trabajo en equipo debe ser visualizado como algo que se hace todos los días en todas las actividades.

Tips para promover el trabajo en equipo:

  • Forma equipos de trabajo reales para resolver problemas reales.
  • Las reuniones de trabajo deben promover el dar y recibir retroalimentación.
  • Conoce acerca del temperamento de los miembros que integran el equipo, ya que el problema no es el temperamento de las personas, el problema frecuentemente, es que las personas actúan y toman decisiones según su estilo de temperamento, impidiendo llegar fácilmente, a un acuerdo en la secuencia a seguir para alcanzar un objetivo.
  • Promueve que en la agenda del equipo de trabajo siempre existan espacios para divertirse y para conocerse mejor unos a otros. Estas actividades deben de ser incluyentes, esto es, tomando en cuenta los diferentes temperamentos y los diferentes grados de introversión y extroversión de las personas. Deben implicar un reto para los integrantes del equipo pero nunca una excesiva confrontación que promueva sentimientos de intimidación causando el efecto contrario al deseado. Recuerda que estas actividades no necesitan ser de larga duración y riesgosas, un rompe-hielo de 10 minutos al inicio de cada junta puede ser suficiente.
  • Celebra los éxitos del equipo públicamente. Bajo esta premisa le encontrarás sentido a “usar todos la misma camiseta, gorra o chaleco”. El único límite para esto es tu imaginación.

Crear una cultura de trabajo en equipo, implica conocer los temperamentos de todos los integrantes, permitiendo  a los individuos contribuir con mucho más de lo que ellos mismos pensaron que era posible al trabajar juntos… en equipo.