¿Qué es ser Socio de ICAT?

Al ser ICAT una organización civil sin fines de lucro, promueve la participación de personas que estén interesadas en formar parte de manera voluntaria de la organización vinculándose de manera directa en el cumplimiento de la misión, de los objetivos, la planeación y ejecución de las actividades del ICAT, aportando con su enorme talento, disposición, tiempo y conocimiento.

El ICAT tiene las puertas abiertas para ti y cualquier persona que quiera colaborar.

Socios fundadores

DSC_0391Víctor Íñigo Contreras

Recién egresado de la Universidad como Ingeniero Industrial fui contratado por una empresa para hacer más eficiente una planta productora de materiales plásticos. Sorpresivamente terminé más interesado en los problemas que aquejaban a los empleados, sus necesidades, su falta de motivación y su carencia de sentido de pertenencia, que de los aspectos técnicos.

Mi oficina se convirtió en una especie de sala de Consejería donde escuchaba sus demandas e intentaba motivarlos. Al poco tiempo terminé como mediador entre los intereses del patrón, de los líderes sindicales y del trabajador. ¿Debía interpretar esto como un error? Súbitamente, toda mi formación técnica resultaba sin sentido, lo que en realidad me apasionaba era el trato con la gente, el otorgar apoyo, las relaciones humanas y cómo mantenerlas en armonía.

Años más tarde esta motivación me llevó a Canadá en donde pretendía capacitarme por algunos meses, los cuales se convirtieron en más de seis años de trabajo y estudio continuo sobre la conducta humana. Pronto mis habilidades y la gran inspiración del Dr. Alan Li reconocido líder comunitario me llevaron a ser parte del Centro Comunitario Regent Park adquiriendo un rol de liderazgo en la comunidad hispana, para entonces ya comprendía que existen ciertas características y habilidades que son innatas a las personas, y que no importa cuánto insistamos, nada las cambiará.

Otorgando apoyo a numerosas personas en situaciones de vulnerabilidad aprendí que, afortunadamente, todos somos inteligentes en diferentes áreas; que existen supuestas deficiencias que son compensadas por otras capacidades, y que esto, está relacionado con nuestro estilo de temperamento.

Entendí que el ser diferentes no sólo es bueno, es además deseable. Reconocer, aceptar y apreciar mis fortalezas y limitaciones así como reconocer las de los demás construyó fenomenales puentes que resultaron en una mejor comunicación y una mejor interrelación con esos “otros”.

Aprendí que todas las personas son capaces de resolver sus propios problemas si son proveídas de la información y apoyo apropiados, además de la oportunidad de ser escuchados en un ambiente de seguridad y confidencialidad.
Durante el proceso de ayudar a otros identifiqué asuntos de inequidad y discriminación y cómo éstos afectan nuestras comunidades.… Así, me interesé en desarrollar estrategias de cambio.
Fui testigo de que las personas una vez empoderadas son capaces de ayudarse unas a otras formando redes de apoyo comunitarias capaces de replicar los conocimientos y los beneficios adquiridos.

“Aprendí a creer en la bondad humana”

Y así, regresé a México con la firme intención de replicar lo aprendido. Tuve la necesidad de articular muy diferentes esfuerzos que ahora hacen, de lo que algún día fue un anhelo, una realidad: ICAT, donde saber ser, es saber estar…
Gracias a todos aquellos que me ayudaron y a los que me están ayudando a conformar y desarrollar este maravilloso lugar. ya son parte de él.

Pero muy especialmente Gracias a aquellos que su compromiso los ha llevado incluso aformalizar notarialmente su vínculo con el ICAT.

 

Erik Arturo Lozano Vaquera

Diseñador Gráfico  y  Consejero Certificado en Análisis de Temperamento

       Una vez Víctor me dijo: “Un gran líder es aquel que comparte su sueño con otros y hace que lo hagan  propio”. Eso fue para mi conocer a Víctor Iñigo y juntos crear lo que hoy  es ICAT, tal vez nunca imaginé lo que  sería  y tal vez aún no estoy seguro de a dónde llegará su impacto…

Vivir cada día todo lo que hacemos en ICAT, nutre mi alma, satisface mi vida y se convierte en mi motor de seguir adelante, siempre aprendiendo para ser mejor. Hoy ICAT es una maravillosa realidad, cada persona podría darle un significado diferente a lo que vive y encuentra aquí. A mi, me  ha permitido entender que soy diferente, y que esa diferencia con los demás me hace valiosamente especial, ahora disfruto enormemente ver las expresiones en los rostros de las personas cuando se descubren, se conocen, se validan y se empoderan.

La experiencia de compartir con personas maravillosas de las que aprendo todos los días, todas interesadas en generar cambios positivos para uno y para los demás, ha sido una de las mas significativas de toda mi vida y mi mayor compromiso”.

 

 Nora Iñigo Contreras

Lic. en Administración de Empresas y Consejera Certificada en Análisis de Temperamento.

Mi tiempo libre me gusta disfrutarlo facilitando  los talleres que se imparten en el ICAT, en las sesiones de Consejería y  los eventos en los cuales participa el ICAT.

Saber que la información que se trasmite a cada participante en un taller, le da a cada persona la oportunidad de conocerse y aceptar a los demás, me motiva para seguir contribuyendo en esta tarea de difundir el análisis de temperamento y sus variantes.

El análisis de temperamento es una herramienta que nos ayuda a hacer cambios en nuestra vida, porque nos concientiza;   define nuestras habilidades y debilidades, y por ende, nos ubica en el mundo.Un día me di cuenta que necesitaba llenar mi vida de algo más que de trabajo y responsabilidades, que cada individuo tiene una historia de vida y esa historia se traduce en aprendizaje y que el compartir nuestras vivencias puede ayudar a otros y entender a los demás; y entonces, pensé: ¡lo quiero hacer, quiero compartir lo que soy, quiero ayudar… ¿Cómo? ¡No sé!… Pero quiero aprender, quiero contribuir en algo, y en respuesta a este pensamiento recibí un regalo: “la invitación a formar parte del proyecto ICAT”.

 

Socios activos

Mary socia

María Elena Castillo Ávila

Profesora de Educación Primaria y Consejera Certificada en Análisis de Temperamento.

Llegué a ICAT en septiembre de 2010, asistí a los talleres, realicé la certificación, asistí a sesiones de consejería y poco a poco fui conociendo realmente lo que es y significa ICAT, ahora, después de varios meses de trabajo voluntario en el Instituto, he podido  percatarme del gran servicio que presta el Instituto, de las grandes necesidades que tiene y que desde dentro, como socio, es como realmente se puede intervenir directamente para apoyar, para realizar propuestas, para trabajar, tener voz y voto, colaborar de manera más precisa para que el Instituto crezca, se fortalezca, y para que continúe beneficiando a las personas que a él acuden, favoreciendo el autoconocimiento  y mejorando las relaciones interpersonales que en estos tiempos se han hecho más difíciles e impersonales.

He sido testigo de la presencia y de las aportaciones que realizan los fundadores, los socios y colaboradores externos, trabajo que es importante y constante; asimismo,  me he percatado que hacen falta muchas cosas por hacer, considero que mi colaboración, mi iniciativa, ideas y trabajo  apoyan  y contribuyen a su crecimiento por todo esto es que SOY Socia Activa de ICAT.

María de Lourdes Pérez Rodríguez

Bióloga y Profesora de Educación Primaria. Egresada de la Certificación en Consejería Avanzada y Análisis de Temperamento.

Lo valioso para mí, fue el conocer mis fortalezas y  aceptar mis debilidades  a través del conocimiento de los temperamentos, después de vivir la experiencia de la Certificación, me hicieron sentir parte de esa familia, esa alegría y calidez me motivó para formar parte de los socios, lo cual me permite aportar un granito de arena para seguir creciendo.

Lore sociaLorena Chávez Pérez.

Estudiante y Egresada de la Certificación en Consejería Avanzada y Análisis de Temperamento.

Ser parte del ICAT como joven me ha dado la satisfacción de conocerme, comprender a los que me rodean, respetar las diferencias que nos hacen únicos y especiales.  Como joven recomiendo que los adolescentes acudan a este maravilloso lugar, recibirán una gran información, además de que esto puede ayudar a la elección de carrera entre otras cosas. Hoy soy socia de este lugar y lo único que puedo decir es que no me arrepiento de seguir viviendo este proceso lleno de crecimiento personal.

Alejandra Santana López 

Lic. en Pedagogía, Directora y Maestra en Administración y Gestión Escolar. Consejera Certificada en Análisis de Temperamento.

      Con la necesidad de conocerme y de seguir creciendo como persona cursé la Certificación en Consejería y Análisis del Temperamento, en donde reafirmé mi conocimiento sobre los temperamentos y obtuve elementos importantes para desempeñar el papel de consejera, abriéndose la oportunidad de aplicar lo aprendido brindando ayuda.

     Decidí ser socia para: Compartir los intereses, fines y filosofía de la Asociación, dominar y promover una comunicación asertiva, dentro y fuera del ICAT, promover el manejo del Análisis del temperamento para establecer relaciones humanas positivas, continuar desarrollando las habilidades sociales que requiero para ser persona, proponer acciones en beneficio de las personas que ingresen al ICAT, contribuir con propuestas que faciliten el desarrollo de las sesiones de trabajo de los talleres así como de la certificación y aprender más de los demás y apreciar las diferencias que nos hacen ser como somos.

Socios honorarios

Yahel Calderón Santana.

Estudiante y Egresada de la Certificación en Consejería Avanzada y Análisis de Temperamento.

Ser parte del ICAT como joven me ha dado la satisfacción de conocerme, comprender a los que me rodean, respetar las diferencias que nos hacen únicos y especiales.  Como joven recomiendo que los adolescentes acudan a este maravilloso lugar, recibirán una gran información, además de que esto puede ayudar a la elección de carrera entre otras cosas. Hoy soy socia de este lugar y lo único que puedo decir es que no me arrepiento de seguir viviendo este proceso lleno de crecimiento personal.

 

Amparo Sánchez

 

Liliana Ceja Bravo.

 

Vicente de la Cruz Calzada.

 

Patricia Verónica García Pérez

Lic. en Administración de Empresas y  Egresada de la Certificación en Consejería Avanzada y Análisis de Temperamento.

Antes de llegar a ICAT me preguntaba ¿por qué nadie me entiende? Durante y después de ICAT vivo la importancia de darnos la oportunidad de conocer, entender y aceptar a las demás personas para poder así conocerse, entenderlas y aceptarnos.

 

 

Eloy Hernández Mendoza

Lic. en Derecho, Dramaturgo y Productor. Egresado de la Certificación en Consejería Avanzada y Análisis de  Temperamento.

“Mi interés en el ICAT es el conocer y compartir herramientas con los otros para el desarrollo del ser”.

 

 

 

Rodolfo Alejandro de la Peña Vega

Asesor de Recursos Humanos y Egresado de la Certificación en Consejería Avanzada y Análisis de Temperamento.

El ICAT tiene un significado especial en mi vida, porque me ayudó a conocerme más a mí mismo, a entender el porque soy, como soy y porqué veo al mundo de la forma en que lo miro. Es decir, a través del análisis del temperamento me pude conocer de una manera mucho más completa, para poder  relacionarme mejor con los demás y con la gente que amo.

Aprendí a no juzgar o a no tratar de imponer mi verdad, al comprender que cada persona es diferente y puede tener otra percepción distinta a la mía, con base en su propio temperamento, pero que esto, en lugar de enfrentarnos, nos enriquece y nos complementa, hacia maneras y soluciones más creativas que nos permitan aspirar a una mejor calidad de vida.

                 

Roberto del Rivero Pérez

Editor, Escritor, Asesor y Analista de Información. Consejero Certificado en Análisis de Temperamento.

En el ICAT he encontrado puntos de convergencia con mis convicciones más queridas y un espacio abierto para ejercer mi voluntad de trabajar “con y por los demás”, compartiendo mis propias experiencias y aprendiendo de los otros con la sola finalidad de lograr el entendimiento mutuo y el bien común.

María de Jesús Sánchez Altamirano

Director y Asesor de Recursos Humanos. Egresada de la Certificación en Consejería Avanzada y Análisis de Temperamento.

Como Socia Activa en ICAT, he disfrutado de la experiencia de compartir la mesa de decisiones con amigos que además son todos ellos gente talentosa y entusiasta, dispuesta a dar de su tiempo y energía para un bien común, ayudando al mejoramiento del individuo, de la comunidad y por ende de la sociedad en su conjunto.

Cuando Víctor y Erik me platicaron de él  y me contaron de que se trataba, pensé varias cosas: en primera, qué maravilloso proyecto; en segunda, que ojalá y esto hubiera aparecido en mi vida a los 11 y no a los 30; en tercera, que a los 30 todavía puedo aprender. La más importante: que es una extraordinaria oportunidad para explicar lo aprendido, aprender lo que todavía no, usar la comunicación y en muchos casos hacerla aparecer.

Dos monólogos nunca han formado un dialogó. El ICAT es una experiencia que nos pone en contacto con la necesidad de entablar conversaciones reales con los otros, y no con las ideas de que nos hacemos de ellos. Por eso estoy aquí.

 

Coppelia Yánez Ortega

Profesora Universitaria y Analista de Comunicación y Mercadotecnia. Consejera Certificada en Análisis de Temperamento.

Mi pasión de toda la vida es la comunicación: escrita, oral, telepática, gestual, gráfica… Dicen quienes me conocen de toda la vida que no se estar callada. Yo, que estoy aprendiendo a conocerme, sé que casi siempre hay más ruido dentro de mí que fuera de mí, y que así como expreso, escucho. Siempre había pensado que era una persona rara: era muy distinta a mis compañeros de escuela, de mi familia, de aquellos que me rodeaban. Ha tomado muchos años aprender que esa rareza es lo que me hace única, y en ese largo proceso he tratado de volverme más sabia, más tolerante, más empática. No siempre lo logro, pero lo intento con muchas ganas, vaya que sí.